Roban a mano armada tres meteoritos en un museo de Chaco: los venden a 1.000 dólares el kilo

Se llevaron dos piezas de 25 kilos cada una y otra de 18. Hay catálogos internacionales en Internet en los que se ofrecen estas piezas, muchas procedentes de provincias argentinas.

Tres meteoritos, dos de 25 kilos y otro de 18, fueron robados el domingo pasado del parque temático Campo del Cielo, una extensa región del norte de la Argentina ubicada en el límite entre las provincias del Chaco y Santiago del Estero, en la cual hace aproximadamente 4.000 años​ impactó una lluvia de meteoritos metálicos resultantes de la explosión en la atmósfera de un asteroide de unos 840.000 kilos.

El asalto ocurrió cerca de la medianoche del domingo. Según contó la guardaparques, los ladrones entraron cuando ella se preparaba para ir a dormir. Tenían armas y llaves del edificio. Luego la maniataron y se llevaron los meteoritos, un ciclomotor y un teléfono celular.

Poco después, a la una de la madrugada, la Policía de Gancedo recibió un llamado de Zulma Korovaichuk, hija del intendente de esta localidad, quien informó que la había llamado una vecina del Campo del Cielo, zona rural distante 15 kilómetros de Gancedo, que a su casa llegó la cuidadora del parque “en estado de shock y muy asustada”, y contó lo que había ocurrido.

Según la guardaparque, los asaltantes la obligaron a tirarse al piso, le colocaron precintos en sus manos y la ataron con una cuerda. Luego la dejaron encerrada en una habitación.

Luego del robo, la Municipalidad constató que faltaban los meteoritos. También se halló roto el vallado que hace de perímetro en la rampa que baja hacia el subsuelo, donde se encontraba una silla de madera y un hacha. No hubo signos violencia en la puerta de acceso al Museo. Poco después, la Policía descubrió una motocicleta abandonada cerca del portón de acceso al predio, en medio de una maleza al costado del camino.

El intendente de Gancedo, Alberto Korovaichuk, aseguró que «nunca había pasado esto». Y agregó: «Nosotros siempre reclamamos que tenemos en el parque valores científicos muy altos y pedimos que la provincia invierta en comunicación y conexión».

El jefe comunal indicó además que el acceso al museo es muy fácil de abrir y es por eso que desde hace tiempo también se reclama mayor seguridad. Además, si bien indicó que no tiene sospechas respecto de quienes habrían realizado el asalto, aseguró que es muy probable que sean personas que hace tiempo vigilaban la zona.

Por su parte, Mauro Flores, presidente del Instituto Provincial de Turismo, aseguró que los meteoritos tienen «un valor millonario en el mercado negro».

«Según vimos en páginas de Internet pueden venderse a muy buen precio, por eso creemos que los robaron», conjeturó el funcionario.

En la Web pueden encontrarse catálogos de meteoritos, y su valor ronda los 1.000 dólares el kilo. Eric Twelker, un geólogo de Alaska, publica una página para la compra y venta de piezas astronómicas. Su oferta está conformada por piedras, en general pequeñas, de todo el mundo, muchas de ellas sacadas del Chaco.

Desde ya, quien accede a la página del hombre de Alaska también tiene una detallada indicación acerca de cómo llegar al lugar.

Campo del Cielo es un lugar que es frecuentemente acechado por traficantes de esta piedra celeste. El caso más reluciente ocurrió a mediados de los 90. Robert Haag, un traficante norteamericano de estas rocas, se quiso robar un meteorito de 37 toneladas.

Aquella piedra -bautizada popularmente «El Chaco» y que en el mercado de los coleccionistas de materiales cósmicos tiene un piso de venta de siete millones de dólares y un techo de veinte- forma parte del patrimonio de la Provincia.

Actualmente, el aventurero norteamericano es un prófugo de la justicia provincial, que le había dictado prisión preventiva al detenerlo en 1990 pero lo dejó en libertad bajo fianza tras pagar veinte mil dólares.

Fuente: Clarin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.