Meteoritos caídos en Entre Ríos

Por Gustavo Blettler

Imágen del fragmento principal del meteorito Berduc

El objeto de este trabajo es resumir y sintetizar el panorama meteórico de la provincia de Entre Ríos, de tal modo de presentar a los aficionados un cuadro de situación en nuestro territorio.

Puede observarse que la mayor parte de nuestros meteoritos son rocosos (89%) lo que se ajusta bastante bien a lo esperable estadísticamente. Dentro de los meteoritos rocosos tenemos un 87,5 de contritas ordinarias y un solo evento registrado de condrita carbonacea. Este último es quizá el que más conjeturas presenta pues en este tipo de meteorito se ha hallado más de 600 compuestos orgánicos (hidrocarburos, alcoholes, aldehídos, cetonas, aminas, aminoácidos, etc.) precursores de la vida. En este punto, es importante aclarar que estos compuestos orgánicos pueden sintetizarse también de manera química y no solo biológica. Se cree que parte de estos compuestos pueden formarse interestelarmente, pero otros necesariamente deben sintetizarse en un área de exposición a la radiación solar capaz de disociar moléculas, como puede ser la superficie de un planetoide.

Por Gustavo Blettler

Imágen del fragmento principal del meteorito Berduc

El objeto de este trabajo es resumir y sintetizar el panorama meteórico de la provincia de Entre Ríos, de tal modo de presentar a los aficionados un cuadro de situación en nuestro territorio.

Puede observarse que la mayor parte de nuestros meteoritos son rocosos (89%) lo que se ajusta bastante bien a lo esperable estadísticamente. Dentro de los meteoritos rocosos tenemos un 87,5 de contritas ordinarias y un solo evento registrado de condrita carbonacea. Este último es quizá el que más conjeturas presenta pues en este tipo de meteorito se ha hallado más de 600 compuestos orgánicos (hidrocarburos, alcoholes, aldehídos, cetonas, aminas, aminoácidos, etc.) precursores de la vida. En este punto, es importante aclarar que estos compuestos orgánicos pueden sintetizarse también de manera química y no solo biológica. Se cree que parte de estos compuestos pueden formarse interestelarmente, pero otros necesariamente deben sintetizarse en un área de exposición a la radiación solar capaz de disociar moléculas, como puede ser la superficie de un planetoide.

 

Milton Blumhagen, Mariano Peter y Marcelo Bonnin buscando los fragmentos del meteorito Berduc, horas después de su caída

Finalmente, es bueno recordar que la provincia de Entre Ríos es muy adecuada para el hallazgo de meteoritos (es decir caídas de cientos o miles de años atrás), pues por su particular geografía, cualquier roca de composición metálica es claramente ajena a su edafología.      

 

 Imágen de la Provincia de Entre Ríos con los sitios de caídas de meteoritos marcados

Catálogo de Meteoritos en Entre Ríos.

Meteorito Fecha Clasificación Descripción
Berduc 07/04/2008 L6 Condrita, olivino e hipersteno
Chajarí 29/11/1933 L5 Condrita, olivino e hipersteno
Dto. Quebracho 13/03/1957 H4 Olivino y broncita
Gualeguaychú ¿?/10/1932 H6 Olivino y broncita
Hinojal ¿?/¿?/1927 L6 Condrita, olivino e hipersteno
Isthilart 12/10/1928 H5 Condrita, olivino y broncita
La Criolla 06/01/1985 L6 Condrita, olivino e hipersteno
María Grande 1° ¿?/¿?/1990 SIDERITO   Kamacita y taenita
Nogoyá 30/06/1879 CM2 Condrita carbonácea

Gustavo Blettler analizando el cráter de impacto del meteorito Berduc

Breve descripción de cada tipo.

Condritas: son meteoritos rocosos que han sufrido procesos de fusión o diferenciación de los asteroides de los que proceden. Conforman el 85,7% de los meteoritos. El 20% al 80 % de su volumen lo constituyen los “condrulos”, es decir pequeñas esferas milimetricas de distintos minerales. Suelen presentar metales como hierro y níquel en cantidades muy bajas. Se designa a las contritas con las letras “H”, “L” o “LL” según su porcentaje de hierro.

 Las condritas “H” tienen un contenido de hierro del 12% al 21% y presencia de olivino, piroxeno, plagioclasa y sulfuros. A este tipo de contrita, también se la denomina Bronzita. 

Las condritas “L” presentan un bajo contenido de hierro metálico que fluctúa entre el 5% y el 10% y también puede encontrarse en ella minerales como olivino, piroxeno y plagioclasas. Estas condritas suelen denominarse Hiperstena.

 Condrita carbonácea caída en Allende, Méjico en 1969

Las condritas carbonáceas o condritas “C”, solo representan un 5% del total de contritas caídas. Presentan presencia de carbono, aminoácidos y una alta proporción de compuestos volátiles, lo que induce a pensar en un origen alejado del sol. También se ha detectado la presencia de agua o minerales alterados por su influencia.

Sideritos: o meteoritos metálicos, están compuestos mayoritariamente de hierro y níquel en dos aleacciones principales: kamacita (baja en níquel) y taenita (rica en níquel). Este tipo de meteorito solo representa un 5,7% de las caídas. Se estima que este tipo de meteorito son restos de núcleos de asteroides destruidos.     

Gustavo Blettler, Dto. de Bólidos y Meteoritos – AEA

Temas relacionados:

http://www.astroentrerios.com.ar/site/index.php?option=com_content&task=view&id=58&Itemid=70 

http://www.astroentrerios.com.ar/site/index.php?option=com_content&task=view&id=160&Itemid=70

http://www.astroentrerios.com.ar/site/index.php?option=com_content&task=view&id=112&Itemid=70 

http://www.astroentrerios.com.ar/site/index.php?option=com_content&task=view&id=127&Itemid=70 

La propiedad de fragmentos meteoríticos en nuestro ordenamiento jurídico

Por Alberto Anunziato 

 

 

Fragmento principal del meteorito Berduc caido el 6 de Abril de 2008 en Entre Ríos 

La caída del Meteorito Berduc en nuestra Provincia, además de haber sido una estupenda oportunidad para acrecentar nuestros conocimientos sobre estos visitantes del espacio, generó una amplia cobertura en los medios de comunicación y una considerable confusión acerca del régimen legal aplicable a su posesión y propiedad.

Por Alberto Anunziato

 

Fragmento principal del meteorito Berduc caido el 6 de Abril de 2008 en Entre Ríos

La caída del Meteorito Berduc en nuestra Provincia, además de haber sido una estupenda oportunidad para acrecentar nuestros conocimientos sobre estos visitantes del espacio, generó una amplia cobertura en los medios de comunicación y una considerable confusión acerca del régimen legal aplicable a su posesión y propiedad.

Fragmentos del meteorito Berduc en manos de Mariano Andrés Peter

Los meteoritos, mientras están en el espacio, son “res nullius”, no son propiedad de ninguna persona en particular sino “patrimonio común de la humanidad” (los humanos somos un poco pretenciosos en querer adjudicarnos como patrimonio la totalidad de los cuerpos celestes), según lo establece el Art. 1 de la Convención Internacional sobre las Actividades de los Estados en el Espacio Ultraterrestre de 1967. Pero al penetrar en la atmósfera terrestre por medios naturales dejan de ser patrimonio de la humanidad para transformarse en cosas muebles, una amplísima categoría jurídica que comprende desde una brizna de hierba hasta la “Mona Lisa” de Leonardo Da Vinci.

Imágen del vivero donde fueron encontrados los fragmentos principales del meteorito Berduc

Para nuestro ordenamiento jurídico (Art. 2412 del C. Civil) quien posee una cosa mueble es reputado su dueño, salvo que sea una cosa robada o perdida. Por aplicación de ese principio, basta con poseer un fragmento meteorítico para ser su dueño, el problema se da en los momentos inmediatamente posteriores a su caída: ¿pertenece a su descubridor o al dueño del predio en el que cayó? La solución sigue siendo la misma: es propietario quien lo recoge, sea o no dueño del inmueble. Técnicamente, la propiedad del fragmento se adquiere por “apropiación” de una cosa mueble sin dueño (Art. 2525 del Código Civil). La única cuestión conflictiva radicaría en cómo ingresa al predio la persona que realiza el descubrimiento: si es con autorización del propietario (aún implícitamente, no oponiéndose al ingreso) es evidente que la propiedad pertenece al descubridor.

Fragmento principal del meteorito Berduc junto a su crater de impacto