Agua en el sistema solar

Por Mariano Andrés Peter

La Tierra vista desde el espacio

El agua es un elemento vital para el desarrollo de la vida en nuestro planeta. El 75 % de la superficie terrestre está cubierta de agua. Pero ¿qué ocurre con los demás planetas del Sistema Solar?, ¿encontramos agua en ellos también?.
Hagamos un recorrido por los demás planetas, satélites, asteroides y cometas para saber si en todos ellos también encontramos a este elemento esencial para la vida tal como la conocemos.

MERCURIO: El planeta más cercano al Sol es un mundo de extremos. Mercurio presenta la mayor variación térmica entre el día y la noche de todo el Sistema Solar. La causa es la atmósfera casi inexistente que presenta el primer planeta. Esta atmósfera extremadamente tenue junto con tórridos días y gélidas noches, hacen imposible la presencia de agua en estado líquido. Tampoco se han observado rastros de corrientes de agua en el pasado del planeta. Sin embargo en los últimos años se han realizado estudios utilizando el gigantesco radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico. Desde este gran observatorio se han podido detectar indicios de que en el polo norte de Mercurio habría un pequeño casquete de agua congelada. Tal  vez su origen se deba al impacto de uno o más cometas ya que estos cuerpos helados contienen grandes cantidades de agua congelada.
Al no tener inclinación axial, el agua congelada que se encontraría en el fondo de los cráteres polares permanecería en oscuridad perpetua y a salvo del calor solar. Por lo tanto la temperatura en esos lugares (llamados trampas frías) seria lo suficientemente baja como para mantener una reserva de hielo de agua.
La presencia de agua en estado sólido en Mercurio no ha sido confirmada todavía pero seguramente las futuras sondas espaciales que lo visiten podrán darnos la respuesta a este interrogante.

La Luna podría coontener agua congelada en algunos cráteres

VENUS: El segundo planeta desde el Sol es el cuerpo celeste más parecido al infierno que hemos conocido. Esto se debe no porque este más cerca del Sol que la Tierra. Se debe en realidad al terrible efecto de invernadero que posee. La atmósfera es rica en dióxido de carbono y dióxido de azufre, gases que atrapan el calor solar impidiendo que este escape hacia el espacio. De modo que la temperatura superficial es de 480° C no importa que nos hallemos en el ecuador o en los polos, de día o de noche, la temperatura siempre es la misma. La presión atmosférica es noventa veces superior a la de la Tierra (equivalente a la que encontramos mil metros bajo el mar). En estas condiciones es absolutamente imposible encontrar agua en estado líquido, sin embargo las sondas espaciales que han visitado este planeta han encontrado vapor de agua en las nubes, lo que también contribuye al efecto de invernadero en el planeta. Como en el caso de Mercurio, en Venus tampoco se han encontrado indicios de que el agua líquida fluyera por la superficie en tiempos remotos.

LUNA: El satélite natural de la Tierra se formo hace más de cuatro mil millones de años a causa de la colisión
de nuestro planeta con un mundo llamado Orfeo y que tenia el tamaño de Marte. Jamás tuvo atmósfera, ni siquiera una muy tenue como la de Mercurio, por lo tanto al no haber presión atmosférica y al tener extremos de temperatura con días tórridos y noches gélidas, el agua no puede existir en estado líquido ni tampoco en estado gaseoso. Pero en 1996 se encontraron indicios de que tal vez existan reservas de agua congelada en trampas frías que tendrían el mismo origen que en Mercurio. Esto no está confirmado pero es una posibilidad cierta.

MARTE: Se sabe con absoluta certeza que en épocas remotas existieron grandes corrientes de agua en la superficie, ríos, lagos y mares. Así lo han demostrado las sondas espaciales que han explorado este mundo. Pero Marte fue incapaz de mantener una atmósfera densa que permitiera las temperaturas y presiones que se requieren para la existencia de agua líquida. Hoy es un mundo frío y seco, bombardeado por la radiación ultravioleta del Sol. Sin embargo se ha detectado vapor de agua en su delgada atmósfera. Marte presenta también importantes casquetes polares compuestos de hielo de agua y de dióxido de carbono. Bajo la superficie arenosa habría agua congelada en el permafrost.
Imágenes recientes de distintas sondas orbitales, muestran extraños surcos en las laderas de barrancos y formaciones rocosas que serian causados por agua líquida que emerge a la superficie, en forma de manantial, y que se desliza por las pendientes dejando estas características marcas antes de evaporarse y desaparecer. Esto, si se confirma, estaría ocurriendo ahora.
La presencia de agua en Marte tiene una importancia especial por dos motivos. Primero por que es el lugar más parecido a la Tierra que conocemos y de haber agua, seria muy probable hallar vida (seguramente microbiana), lo que terminaría con el aislamiento del hombre en el universo. Por otro lado, el planeta rojo será el primer cuerpo que colonizaremos y por lo tanto el agua es esencial para el mantenimiento de la vida de las futuras colonias marcianas.

 

Parte del agua que hay en nuestro planeta llego a bordo de meteoritos

ASTEROIDES: Son los cuerpos menores del Sistema Solar. Se encuentran en su mayoría en el Cinturón Principal  que se ubica entre las órbitas de Marte y Júpiter. Hay miles de ellos y su origen se remonta a la misma formación del Sistema Solar. Son los escombros sobrantes de un planeta que no llego a formarce debido a la gran influencia gravitacional de Júpiter. Se sabe que muchos de ellos poseen agua congelada y que tal vez una parte del agua de nuestro planeta tenga su origen en asteroides que impactaron contra la Tierra primitiva.

JÚPITER: Es el planeta más grande del Sistema Solar, mil trescientas veces más grande que la Tierra. También es el primero de los cuatro gigantes gaseosos, los otros son Saturno, Urano y Neptuno. Según los estudios realizados por las sondas que lo han visitado, Júpiter tiene agua pero menos de la que se suponía. Se encuentra en la atmósfera, como gotas, mezclada con una serie de gases entre los que se destaca el hidrógeno.
El agua abunda en cambio en sus satélites helados. Al ser un planeta tan grande y masivo, Júpiter posee más de sesenta satélites y al parecer todos o al menos la mayoría tienen hielo de agua en la superficie.
Sin lugar a dudas, Europa, uno de los cuatro grandes satélites galileanos, es el más interesante de todos. La razón es que presenta una corteza de hielo de entre quince u ochenta y cinco km de espesor que se encuentra resquebrajada. La causa parece ser que debajo del hielo, hay un océano de agua líquida de profundidad desconocida. La atracción gravitacional del gigantesco Júpiter y de los otros tres grandes satélites galileanos generaría poderosas mareas que serian las responsables de fracturar la corteza de hielo. Es un fenómeno que se ha observado en el polo Ártico de la Tierra.

La existencia de un océano en Europa hace pensar en la gran posibilidad de que se encuentre vida, tal vez todo un ecosistema submarino en este océano extraterrestre ya que el agua es el elemento esencial para la vida tal como la conocemos, y que se encuentre en estado líquido supone además que hay una fuente de calor que permitiría un hábitat ideal para una variedad de criaturas vivientes.

Recientes descubrimientos  refuerzan las esperanzas de vida en Europa. Bajo la capa de hielo de la Antártida  se encuentra un gran lago llamado Vostok. Se han hecho perforaciones para extraer muestras de agua de este lago y se ha descubierto que hay una gran cantidad de microorganismos que habitan en las profundidades. Es muy posible que esto mismo ocurra en Europa, uno de los mejores candidatos a albergar vida fuera de la Tierra en nuestro Sistema Solar.

Las lunas de los planetas exteriores contienen grandes reservas de agua

SATURNO: El agua en este planeta se encuentra en la misma manera que en Júpiter, con la diferencia que el gas que predomina en este mundo no es el hidrógeno si no que es el helio. Y al igual que en Júpiter, Saturno posee una colección de más de cuarenta satélites helados. El agua abunda en forma de hielo tanto en los satélites como en el sistema de anillos del planeta.

URANO: Este es un mundo oceánico. La superficie está cubierta por un gran océano de agua líquida que podría cubrir más de dos veces y media la superficie total de la Tierra. Pero la enorme presión que ejerce la atmósfera hace que, a diferencia de los océanos terrestres, este océano este cargado de electricidad.
El agua está presente en forma de gotas en su atmósfera compuesta principalmente de metano, en sus satélites helados y en sus anillos.

NEPTUNO: Como los otros tres planetas gigantes, Neptuno también contiene agua en su atmósfera mezclada con los gases que la componen. Al menos parte de esa agua es probable que fuera traída por los cometas que han impactado desde la formación del Sistema Solar.
El hielo de agua también abunda en sus satélites y anillos.

PLUTÓN: Si bien todavía no ha sido visitado por ninguna sonda espacial, es muy probable que tanto Plutón, sus satélites y los demás planetas enanos que se han descubierto más allá de su órbita, contengan hielo de agua en la superficie.

  

Los cometas contienen mucha agua

COMETAS: Al igual que los asteroides, los cometas son los cuerpos menores, reliquias de la formación del Sistema Solar hace cuatro mil seiscientos millones de años. Hay miles de millones que se encuentran en tres zonas diferentes a saber, el Cinturón Principal de Asteroides, el Cinturón de Kuiper ( que va desde la órbita de Urano hasta más allá de la órbita de Plutón) y la Nube de Oort que llega hasta casi la mitad de camino a la estrella más cercana.
Los cometas están formados por distintas clases de hielo. Tenemos hielo de metano, de amoníaco y de agua entre los principales tipos. Son portadores de una variada gama de compuestos orgánicos.
Algunos científicos especulan con que el interior de estos objetos pueda ser acuoso y tal vez contengan poblaciones de bacterias. De ser así, podríamos atribuir a los cometas no solo la presencia de gran parte del agua de nuestro planeta y de los compuestos orgánicos, si no también el origen de las primeras bacterias que comenzaron con el proceso evolutivo que culminó con el ser humano. De esta manera, nosotros seriamos en cierta forma los extraterrestres con los que tanto hemos soñado.

Mariano A. Peter, coordinador del Observatorio de Oro Verde – AEA

2 thoughts on “Agua en el sistema solar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *