La impresionante imagen del Curiosity justo antes de batir un récord de altura

Unos días antes de coronar el «Greenheugh Pediment», a más de tres metros de altura.

 

El rover Curiosity acaba de regalar otra impresionante imagen de su alrededor. Pero esta vez tiene algo especial: la instantánea (que en realidad son la suma combinada de 86 imágenes) fue tomada justo antes de coronar el «Greenheugh Pediment», una capa de roca que se encuentra en la cima de una colina de 3,4 metros de altura, y el lugar más alto al que nunca ha accedido el robot marciano.

El rover alcanzó alcanzó este lugar el pasado 6 de marzo, si bien la «selfie» se tomó el 26 de febrero. Para subir la montaña tuvo que inclinarse hasta los 31 grados, una posición muy cercana al record de inclinación del Opportunity, que llegó hasta los 32 grados. Además, en la instantánea se puede ver frente a él un agujero que perforó el propio robot para tomar muestras de la roca madre de la montaña.

Desde 2014, el Curiosity ha estado explorando el monte Sharp, una montaña de 5 kilómetros de altura en el centro de cráter Gale. Los operadores del rover en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA mapean cuidadosamente cada terreno para garantizar la seguridad del rover, que si se volteara, quedaría seguramente inutilizable -si bien está diseñado para alcanzar hasta los 45 grados de inclinación-.

¿Cómo hace los selfies el Curiosity?
Antes de la escalada, el Curiosity usó sus cámaras de navegación en blanco y negro ubicadas en el mástil para, por primera vez, grabar un pequeño vídeo de su «palo selfie», también conocido como su brazo robótico. Como una de sus principales objetivos es saber si oudo haber vida microbiana hace miles de años en Marte, la cámara MAHLI está preparada para fotografiar primeros planos de los granos de arena y las texturas de la roca, de igual forma que un geólogo utiliza una lupa de mano para mirar de cerca en la tierra.

Y como es posible girar la cámara, MAHLI puede mostrar al Curiosity con todo lujo de detalles. Sin embargo, este equipo solo puede fotografiar pequeñas superficies, lo que implica que para hacer una panorámica como la que acaba de publicar la NASA se necesiten decenas de instantáneas en diferentes posiciones del brazo robótico. Algo parecido a lo que ocurre cuando tomamos una panorámica con nuestro móvil.

«Nos preguntan a menudo cómo el Curiosity hace selfies», dice Doug Ellison, un operador de cámara Curiosity en JPL. «Pensamos que la mejor manera de explicarlo sería dejar que el rover les muestre a todos desde su propio punto de vista cómo lleva la operación a cabo». Y aquí está la respuesta.

Fuente: ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.