Identifican bacterias potencialmente peligrosas en la Estación Espacial Internacional

Investigadores hallan cepas dentro de la EEI que podrían suponer una amenaza para la salud de los astronautas.

Investigadores del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JLP) de la Nasa y del Instituto de Tecnología de California (Caltech) han identificado una cepa de bacterias en la Estación Espacial Internacional (EEI) muy similar a la que se encuentra en hospitales en la Tierra y que causa enfermedad. Aunque las que han hallado no son patogénicas para el ser humano, los científicos alertan de que se deben monitorizar porque podrían suponer una amenaza para la salud de los astronautas en futuras misiones.

El hallazgo se ha realizado analizando muestras tomadas en marzo de 2015 en el lavabo y también en parte del equipamiento deportivo de la EEI, en las que encontraron cinco cepas de la bacteria Enterobacter, según publican en BMC Microbiology. Luego compararon esas muestras con 1291 genomas públicos de Enterobacter en la Tierra para identificar qué especies en concreto son las que están presentes en la Estación Espacial. Y vieron que son tres, relacionadas con problemas de la salud en el planeta.

“Las tres cepas pertenecían a una especie de bacteria llamada Enterobacter bugandensis, de la que ya se sabía que había causado enfermedad en neonatos y en un paciente con salud comprometida ingresado en tres hospitales distintos (en África Oriental, en el estado de Washington y en Colorado”, dice en un comunicado de prensa Kasthuri Venkateswaran, del JLP, coautor del estudio.

También comprobaron que esas bacterias halladas en la EEI presentaban multirresistencias antimicrobianas a diversos medicamentos.

“Dados los resultados de multirresistencia a medicamentos de los genomas de las E. bugandensis de la EII y el riesgo aumentado de patogenicidad que hemos identificado, esas especies suponen potencialmente consideraciones importantes para la salud en misiones futuras. Sin embargo, es importante comprender que las cepas halladas en la EII no eran virulentas; es decir, que no eran una amenaza activa para la salud humana, aunque deben ser monitorizadas”, alerta Nitin Singh, primer autor del artículo.

Y es que aunque por el momento estas bacterias no son peligrosas para los astronautas a bordo de la EEI, los investigadores calcularon usando un modelo computacional que existe un 79% de probabilidad que puedan llegar a causar enfermedad.

Esta no es la primera vez que se han hallado bacterias en la Estación Espacial Internacional. El año pasado los propios astronautas de la EEI anunciaron que habían encontrado bacterias viviendo fuera de la nave, y se averiguó que habían llegado allí transportadas por una nave de suministros.

Fuente: La Vanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *