Gemínidas 2018: el extraño origen de la lluvia de estrellas más brillante del año

Este popular evento astronómico se observa desde el siglo XIX, pero su origen resultó un misterio durante más de 120 años.

Imagen desde el Observatorio del Teide en el momento de la máxima actividad de las Gemínidas – M. Serra-Ricart & J.C. Casado, IAC

Desde este jueves 13 hasta el lunes 17 de diciembre tendrá lugar el evento astronómico conocido como las Gemínidas, la última y una de las lluvias de estrellas más hermosas y brillantes del año, que puede iluminar el cielo con decenas de meteoros cada hora. Este popular fenómeno se lleva observando desde el siglo XIX, pero su origen resultó un misterio durante más de 120 años.

En efecto, la fuente de las Gemínidas se conoce desde hace relativamente poco tiempo, en comparación con otras lluvias como las Perseidas, que fueron documentadas en el 36 dC, o las Leónidas, que se remontan al 902 dC. No fue hasta 1983 cuando dos astrónomos de la británica Universidad de Leicester, Simón Green y John Davies, descubrieron un cuerpo celeste con una órbita muy inusual mientras trabajaban con el telescopio del Satélite Astronómico Infrarrojo (IRAS), que rastreaba el cielo en busca de galaxias en formación y discos de polvo donde se forman planetas.

Green, que en el momento del descubrimiento era un estudiante de doctorado, y Davies, un investigador posdoctoral, se turnaban en su trabajo. Green se encontraba en su turno cuando apareció el misterioso Faetón, la roca responsable de las Gemínidas. «La semana anterior, en una de esas raras veces que ninguno de los dos estaba presente, perdimos un fantástico candidato, así que estaba empeñado en no perder otro», explica.

Originalmente designado 1983 TB, el cometa fue rebautizado como 3200 Faetón (Phaeton), por el hijo del dios griego del Sol Helios, un apodo apropiado si se tiene en cuenta que orbita más cerca del Sol que cualquier otro asteroide conocido hasta entonces. Poco después del hallazgo, el astrónomo de Harvard Fred Whipple fue capaz de vincular el objeto rocoso recién descubierto, que tiene cerca de 5 km de ancho, con los meteoros de las Gemínidas. Por primera vez, un asteroide en vez de un cometa dejaba una lluvia de estrellas sobre la Tierra.

¿Cómo es posible? Faetón no tiene una cabellera alrededor que evidencie la eyección de materiales como los cometas, ni mucho menos una cola, por lo que los astrónomos creen que se trata de un cometa extinto. Faetón gira alrededor del Sol cada 1,4 años en una órbita muy cercana a la estrella. Si las órbitas son tan cerradas, con el tiempo los cometas sufren un desgaste progresivo y el hielo que los rodea se va evaporando hasta no quedar nada. Cuando a mediados del mes de diciembre la Tierra atraviesa la corriente de escombros que deja el asteroide en su órbita, se produce la lluvia de estrellas. Pero en un futuro Faetón no podrá seguir enviando material al espacio y llegará un momento en el que las Gemínidas desaparecerán del cielo.

Antes de que eso ocurra, podemos disfrutarlas. Para realizar la observación, lo mejor es escoger un lugar oscuro, con el horizonte despejado y libre de las luces de las ciudades.

A juicio de Paul O’Brien, profesor del Departamento de Física y Astronomía de Leicester, «las Gemínidas son generalmente la lluvia de meteoros más brillantes del año, a veces llegando a más de 100 por hora. Encontrar su fuente fue un gran logro y es un buen ejemplo de cómo se pueden hacer valiosos descubrimientos todavía inesperados usando naves espaciales».

Fuente: ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.