Científicos detectan agua en un exoplaneta ubicado a 179 años luz de la Tierra

Nuevas observaciones con imágenes directas han confirmado la presencia de agua en su atmósfera y también ausencia de metano en la misma.

Utilizando tecnología de vanguardia, un equipo de astrónomos en el Observatorio Keck ha detectado agua en la atmósfera de un exoplaneta a 179 años luz de distancia del nuestro. Se trata de HR 8799 c, que se encuentra en el sistema solar que gira en torno a la estrella HR 8799.

En 2008, los científicos anunciaron que, utilizando los telescopios Keck y Gemini, habían observado directamente tres exoplanetas alrededor de la citada estrella: HR 8799b, c y d. Luego, en 2010, informaron del descubrimiento de un cuarto planeta, HR 8799 e.

Ahora, el estudio presentado se basa en los datos obtenidos en 2008. Las nuevas observaciones con imágenes directas son del HR 8779 c, un joven planeta gaseoso gigante de aproximadamente siete veces la masa de Júpiter, el coloso de nuestro sistema solar, que tarda 200 años en orbitar su estrella.

Los datos obtenidos en esta oportunidad, según los autores, confirmaría la presencia de agua en la atmósfera y también la ausencia de metano en la misma.

Para llegar a dicha conclusión, los investigadores utilizaron una combinación de dos tecnologías del telescopio Keck. La primera es la óptica adaptativa, que contrarresta los efectos difusos de la atmósfera terrestre. La segunda es un espectrómetro en el telescopio Keck 2 llamado Espectrógrafo Echelle Criogénico de Infrarrojo Cercano (NIRSPEC), un espectrómetro de alta resolución que funciona con luz infrarroja.

Según ha explicado Dimitri Mawet, profesor en Caltech y coautor del estudio:

“Este tipo de tecnología es exactamente lo que queremos usar en el futuro para buscar signos de vida en un planeta similar a la Tierra. Aún no estamos allí, pero estamos avanzando”.

— Investigación —

Los nuevos hallazgos fueron publicados en la revista Astronomical Journal. El autor principal es Ji Wang, ex becario postdoctoral en Caltech y ahora profesor asistente en la Universidad Estatal de Ohio.

Hasta ahora, los astrónomos han fotografiado directamente más de una docena de exoplanetas. El sistema HR 8799 es el primer sistema de múltiples planetas del que se ha obtenido imágenes directamente. Pero esto es solo el primer paso en este estudio.

Una vez tomadas, las imágenes pueden ser analizadas para la composición química en sus atmósferas. Aquí es donde entra la espectroscopia. En este caso, las habilidades refinadas de NIRSPEC fueron clave.

NIRSPEC es un instrumento que opera en la banda L infrarroja. Se trata de un tipo de luz infrarroja con una longitud de onda de aproximadamente 3,5 micrómetros y una región del espectro con amplias huellas químicas detalladas.

“La banda L se ha pasado por alto anteriormente porque el cielo es más brillante en esta longitud de onda. Si fueras un extraterrestre con los ojos en sintonía con la banda L, verías un cielo extremadamente brillante. Es difícil ver exoplanetas a través de este velo”, explica Mawet.

Al combinar la banda con la óptica adaptativa pudieron realizar las mediciones más precisas del planeta, confirmando así la presencia de agua y la ausencia de metano.

Fuente: El Comercio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *